Home / Vida / 30 Comportamientos que te harán imparable en la vida

30 Comportamientos que te harán imparable en la vida

30 Comportamientos que te harán imparable en la vida

Algunos son buenos en lo que hacen, otros pocos son excelentes en lo que hacen, pero solo algunos logran ser imparables en lo que hacen. Estas personas suelen vivir en su propio mundo, hacen sus propias reglas y solo compiten contra ellos mismos. Si buscas subir al siguiente nivel en tu carrera profesional, en tu competitividad deportiva o en tu vida te recomendamos leer la siguiente lista con 30 Comportamientos que te harán imparable en la vida…

1. No lo pienses, actúa.

“No pienses. Ya sabes que es lo que tienes que hacer y ya sabes como hacerlo. ¿Qué es lo que te detiene?” — Tim Grover

2. Mantén tu libertad para poder actuar con tus instintos.

Mientras los demás descansa, dedicate a practicar y perfeccionar tu arte. Una vez que lo domines, podrás romper las reglas y hacer nuevas cosas que los demás estarán lejos de alcanzar.

3. No te motives solo por el dinero.

Cuando quieres llegar al siguiente nivel, el dinero deja de ser una motivación. Obviamente no deja de ser un factor importante. Pero cuando estás metido en ser mejor, tienes otros motivadores que te guían y te llevan a la elite de eso que haces. Encuentra esa motivación y el dinero llegará por si mismo.

4. Siempre ten hambre de lograr más.

“La motivación que te lleva a pasar de casi-perfecto a perfecto es la diferencia entre bueno e imparable.” — Tim Grover

5. Siempre mantente en control.

Actúa bajo tus instintos y tu conocimiento y no solo por impulsos, de eso se trata mantenerte bajo control.

6. Manténte fiel a ti mismo.

7. No dejes que la presión te domine.

“La presión puede doblar el acero, pero también puede crear diamantes.” — Tim Grover

8. No tengas miedo a las consecuencias del fracaso.

Muchas de las personas que son buenas en lo que hacen tienden a solo hacer lo que funciona por miedo al fracaso, si quieres dar un paso adelante de ellos no tengas miedo en exponerte al fracaso y aprender cosas nuevas que ellos aún no perciben en sus mentes.

9. No busques competir con otros, deja que ellos busquen competir contigo.

10. Nunca dejes de aprender.

11. Con el éxito, la presión aumenta.

Una vez que llegas al éxito, puedes detenerte y descansar, pero si lo que buscas es ser el mejor el éxito es solo un escalón en tu camino y es ahí donde comienza la presión para llegar a lo más alto, enfrenta la presión y sigue avanzando.

12. No dejes que el éxito de aplaste.

Hay personas que no saben como manejar el éxito. Una vez que lo logran se detienen a descansar es en ese momento que alguien más los puede alcanzar y rebasarlos. Reconoce el éxito, pero sigue trabajando.

13. Se responsable de tus errores.

“Para reconocer tus errores requieres manejar bien tu ego y ser humilde. También requiere que desarrolles un plan de acción para enfrentarlos y salir adelante.”―Jocko Willink

14. Deja que tu trabajo hable por ti.

15. Siempre trabaja en tu poder mental.

“El poder mental es sin duda el rasgo más importante de un artista de clase mundial y debe ser alimentado continuamente. Siempre estoy buscando la manera de ser más y más fuerte. Cuando algo me incómoda, mi instinto no es evitar la incomodidad sino enfrentarla y llegar a la paz con esa incomodidad. Mi instinto es siempre buscar retos en lugar de evitarlos. “―Josh Waitzkin

16. La confianza en ti mismo es tu mejor arma.

17. Rodéate de personas que te recuerden tu futuro y no tu pasado.

Quitarnos un estereotipo con el que llevamos años viviendo puede ser una tarea difícil, si quieres seguir adelante o reinventarte lo mejor es rodearte de personas que vean esa nueva personalidad que haz adquirido.

18. Deja el pasado atrás, pero no lo olvides.

19. Ten metas claras.

“Mientras que una fijación en los resultados es poco saludable, las metas a corto plazo pueden ser herramientas útiles en el desarrollo si estás, están equilibradas dentro de una filosofía a largo plazo.”―Josh Waitzkin

20. Responde al momento, no sobre analises.

“El que duda está perdido.” Cato

21. Elige el minimalismo sobre lo complicado.

“Si no puedes explicarlo en pocas palabras, aún no lo entiendes suficientemente bien.” ―Albert Einstein

22. Deja atrás los celos sobre los éxitos de los demás.

Cuando llegas a los niveles más altos de eso que tu haces, no tienes tiempo para estar celoso por el éxito de los demás. Lo mejor que puedes hacer es reconocer el buen trabajo de tus colegas o competidores y aprender de ellos.

23. Intentalo siempre.

“Si fracaso más que tu, Seguramente te gano.” — Seth Godin

24. No pienses solo en tu éxito, analiza y entiende el trabajo que te llevó al éxito.

25. Piensa y actúa a la décima potencia.

“Cuando ves las cosas a la décima potencia,inmediatamente entiendes como rebasar y dejar atrás a los demás.”— Dan Sullivan

26. Ponte metas que rebasen tus capacidades actuales.

“Hay que apuntar más allá de lo que eres capaz de hacer. Es necesario desarrollar un completo desprecio por donde terminan tus habilidades. Si crees que no puedes trabajar para la mejor empresa en tu insdustria, haz que esa sea tu finalidad. Si piensas que no puedes estar en la portada de la revista TIME, busca poner tu negocio ahí. Haz que tu visión combierta las cosas en la realidad. Nada es imposible. “Paul Arden

27. Dale tiempo al descanso.

28. Comienza antes de estar listo.

“El mejor momento para plantar un árbol era hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora. ” —Proverbio chino

29. Si necesitas permiso, probablemente no deberías hacerlo.

Si para llegar al siguiente nivel de tu desarrollo sientes que debes pedir permiso, es probable que aún no estés listo para ese nivel. Las personas que están listas, no piden permiso, simplemente llegan y reclaman lo que es suyo.

30. No hagas excepciones.

Cuando estás trabajando duro es probable que quieras descansar y que quieras hacer una excepción “única” para descansar. No lo hagas, sigue avanzando y trabajando, el día que haces una excepción para descansar en la carrera en tu camino al éxito, ese día comenzarás el mal hábito de detenerte y no luchar con todas tus fuerzas.